Antes de la LSCP todo era campo...

Hubo un tiempo en que parece ser que se instauró en España la ley de la selva. No, no, no es lo que pensáis, es la ley de la selva de las profesiones.

Hasta que vinieron con la LSCP no sé cómo pudimos organizarnos… ¡qué desastre…! ¿Os podéis creer que hubo un tiempo en que incluso había honorarios mínimos y otro tiempo en el que había honorarios orientativos para que todos fuéramos coherentes y pudiéramos saber cuánto valía nuestro tiempo y nuestro esfuerzo? ¡Qué despropósito! La gente estudiaba y se dedicaba a hacer lo que sabía, ¡qué limitación, por favor!

Se ve que alguno por ahí se levantó un día sin haber dormido bien, y va y redacta una Ley de Ordenación de la Edificación en la que decide que como los arquitectos se han dedicado a estudiar durante 5 ó 6 años una carrera con conocimientos específicos no sólo de construcción, estructuras, urbanismo o demás, sino con conocimientos específicos de cómo proyectar viviendas, centros religiosos, centros públicos… básicamente edificios de relación entre personas y de éstas con la ciudad, que ninguna otra carrera, perdonad, QUE NINGUNA OTRA CARRERA ESTUDIA, pues va y decide que sólo los arquitectos puedan proyectar y dirigir las obras de esos posibles edificios. ¿Qué os parece? Vamos, como si resulta que tienes una dolencia y deciden que como sólo medicina y NINGUNA OTRA CARRERA estudia el tratamiento y prevención de las enfermedades, pues para evaluar y tratar a un enfermo sólo podría hacerlo un médico. Es decir, que no te puede mirar el veterinario, o el físico de laboratorio, ¿Qué os parece?…

Menos mal que ahora con la LSCP ya todo el mundo va a poder hacer de todo… estábamos aquí en un limbo donde la lógica y el sentido común imperaban y eso no puede ser.

¿Sabéis lo que pasa? Que hemos evolucionado, hemos evolucionado y ahora todos sabemos hacer de todo. Que sí, que la lógica dice que si tú has estudiado y te has formado en un campo determinado, pues lo normal es que tu desarrollo profesional se centre en ese campo, y que los planes de estudio están enfocados a especializarnos de forma que lo que hagamos lo podamos hacer bien, pero la lógica no hace leyes. Las leyes las hacen personas, muchos de ellos sin formación específica, en muchos casos “presionados” por lobbys, influenciados por su desconocimiento sobre las materias sobre las que legislan y claramente sin asesorar convenientemente.

Es por eso que los arquitectos, representados por el CSCAE hemos pedido poder hablar en persona con un representante del Gobierno, y poder explicarle por qué la LSCP no tiene tantas virtudes como ellos creen, que somos 50.000 arquitectos en España más unos 30000 estudiantes que ven recortadas sus atribuciones, que les están robando el pan, ¿en beneficio de quién?

Aquí está el quid de la cuestión, ¿a quién beneficia la LSCP? ¿Beneficia al ciudadano? Pues NO, al ciudadano no sólo no le beneficia sino que además le perjudica, porque ahora nadie le va a poder asegurar un mínimo de calidad en sus viviendas, en el centro de salud, en la biblioteca… Si se legisla pensando en los ciudadanos que es como en teoría se debería legislar, desde luego esta ley es del todo desacertada. Estamos privando a los ciudadanos del derecho a recibir unos servicios profesionales y adecuados. Tenemos claro que a nadie se le ocurre poner de médico de cabecera a un especialista en plagas medioambientales y aprovechándonos de la confusión de este período de crisis les están vendiendo la moto… y legislando para otro beneficiario… y aquí que cada uno haga sus cábalas de quién es ese beneficiario,…

No tengo claro si cuando la LSCP se apruebe, yo voy a poder diseñar un avión al completo. Pero no se preocupen, si puedo hacerlo y lo hago, seré honrada, y les diré qué avión es para que no se suban en él, porque a mí su bienestar SÍ ME INTERSA.